Cómo elegir tu lavadora

La elección de una lavadora suele estar determinada en función de la ubicación que va a tener en el hogar, la capacidad de carga requerida, la velocidad de centrifugado, su consumo energético y la eficacia de lavado.

Sois muchos los que nos preguntáis qué lavadora es la más eficiente energéticamente y que además sea barata. Elegir lavadora no es una tarea fácil porque va a depender, además, de dónde estará situada, el número de personas que vivan en el hogar, la suciedad con la que normalmente lavas la ropa, etc.

Según el tipo de lavadora.

Hoy en día, en el mercado existen numerosas marcas y modelos de lavadoras que ofrecen distintas funcionalidades. Cuando miras el catálogo, es posible que te pierdas entre ellas, pero es normal. Por ello, vamos a comenzar con los dos tipos de lavadoras que todos conocemos:

  • Carga frontal: Son las más comunes y se caracterizan porque la puerta está en la parte delantera. Una variable de esta es la lavadora integrable, que es igual que esta pero además tiene una puerta que la oculta todo el frontal.

Consejo: para elegir este tipo de lavadoras, tienes que tener en cuenta que debe haber el espacio suficiente para poder abrir la puerta con total normalidad.

  • Carga superior: Este tipo de lavadoras son menos comunes en nuestro país. Se diferencia principalmente de la de carga frontal en que son más estrechas y que la apertura para meter la ropa está en la parte superior.

Consejo: es la elección perfecta en caso de tener problemas de espacio. Además, tendrás que tener en cuenta que esta vez tiene que haber espacio suficiente para poder levantar la tapa superior.

Según la capacidad.

Una vez elegido el tipo de lavadora que mejor se adecúe al espacio disponible, tienes que tener en cuenta la capacidad de carga que posee. Ya que a mayor capacidad de carga, mayor será la cantidad de ropa que puedes introducir en un mismo lavado, pero mayor será el gasto energético.

Consejo: Para hogares de 1 ó 2 miembros, con una lavadora de 6 kg será suficiente, para una familia de 4 miembros, una de 7 u 8 kg será lo más recomendable y para familias de más de 4 miembros, una lavadora de 9 kilos de capacidad será lo ideal.

Tener una lavadora de más capacidad de carga de la que se utiliza normalmente supone un gasto en consumo de agua y luz además de que son más caras.

Según la velocidad de centrifugado.

¿Te has encontrado alguna vez con una lavadora que parece el reactor de un avión? Pues eso es el centrifugado, es decir, el número de vueltas que dará el tambor por minuto, expresado en r.p.m. (revoluciones por minuto): a mayor velocidad la ropa saldrá más escurrida (con menos agua) al finalizar el lavado.

Actualmente podremos elegir desde 400 hasta la friolera de 1.800 r.p.m. Aunque existen modelos que te permitirán seleccionar la velocidad deseada, en función del tipo de ropa que vayamos a lavar.

Consejo: Como mínimo, la lavadora que compres debería tener al menos 600 r.p.m., sin embargo, dependerá de tu bolsillo. Aunque también deberás tener en cuenta que a mayor velocidad de centrifugado, mayor será el coste energético, por esto es importante comprobar bien la clase de lavadora que compres y si viene incorporado un sistema de eficiencia en el centrifugado que controlará la humedad de la ropa para aumentar o disminuir el centrifugado.

Según su clasificación energética.

Según el Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética (IDAE), la lavadora es el electrodoméstico que más energía consume después del televisor y el frigorífico.

La mayor parte de la energía que consume, entre el 80-85%, lo utiliza para calentar el agua, por ello aconsejamos realizar lavados a baja temperatura (30º).

Como ocurre en el resto de electrodomésticos, la clasificación energética hace referencia al consumo de energía en kilowatios-hora por ciclo de lavado (realizada en base al consumo realizado en un ciclo de lavado de algodón a 60º C). Una lavadora de Clase A+ o superior (hasta A+++ -40%) se considera de alta eficiencia energética, lo que supondrá un ahorro de energía y por lo tanto un ahorro en la factura eléctrica.

La eficacia de lavado significa que consumiendo la menor cantidad posible de agua se consiguen buenos resultados de limpieza. Al igual que con el consumo de energía, la mejor eficacia de lavado viene reflejada mediante una letra A en la etiqueta energética.

Según el tipo de instalación.

Como en otros electrodomésticos, existen los modelos de libre instalación en los que solo será necesario conectarlos a la red y al agua o de integración, que se adaptan e integran completamente en el propio mobiliario semejando un mueble más.

¿Qué más prestaciones interesantes conviene considerar?

  • Información del proceso de lavado mediante una pantalla, display digital o pilotos luminosos (Led´s).
  • Posibilidad de ajuste de los consumos en función de la carga incluida en cada lavado.
  • Dosificación automática inteligente: elección automática de la cantidad de detergente y suavizante en función del tipo de lavado y carga incluida.
  • Función secado: donde la tecnología de las secadoras de condensación se incorpora a la lavadora.
  • Función vapor: permite ventilar la ropa ligeramente sucia, ayuda a eliminar olores y a suavizar arrugas.

Entonces, ¿qué lavadora me conviene?

Pasa por la tienda Expert más cercana a tu domicilio y uno de nuestros profesionales te asesorará sobre los modelos que mejor se adapten a tus necesidades.

Expert