A la hora de comprar un electrodoméstico para la cocina hay que plantearse muchas cosas, el tamaño, el color, las funciones… pero una de las cosas más importantes, y lo primero que hay que preguntarse es, ¿quiero que se vea o no?.

Para poder responder de una forma fácil a esta pregunta a continuación os contamos las diferencias entre unos y otros.

La principal ventaja de utilizar un aparato integrable es la estética, ya que con estos modelos tendrá una fachada uniforme y armoniosa en su cocina, ya que el electrodoméstico queda oculto bajo otra supuesta puerta más de la cocina dando un aspecto mas homogéneo. Pero los electrodomésticos integrables también tienen sus desventajas. La principal es que existen menos modelos integrables que independientes y además pierdes volumen de carga. Otro inconveniente es la necesidad de instaladores u obra de instalación, que es una molestia añadida.

Los independientes son más económicos por su fácil instalación, ya que solo tiene que conectarlo y encajarlo en el hueco correspondiente. Esta principal ventaja también se convierte en su mayor inconveniente, ya que al no estar ajustado a la perfección en el espacio disponible, entre el electrodoméstico y los muebles quedan espacios por los que entra la suciedad y que son difíciles de limpiar. Otra desventaja es que los electrodomésticos se encuentran a la vista de todos y se pierde esa estética y simetría que te ofrecen los integrables.

La tercera opción son los electrodomésticos panelables, que son el intermedio entre los dos anteriores. Son los que puedes poner libremente o adherirles un panel a la puerta para que queden parcialmente ocultos. En el caso de lavavajillas y lavadoras, solo cubrirán la puerta, dejando los mandos, pantallas y pilotos de funcionamiento al descubierto.

¿Con cuál te quedas?

Para más información en tu tienda Expert te darán el mejor asesoramiento!