El lavavajillas es uno de los electrodomésticos más importantes de la cocina, ya que nos ahorra una gran cantidad de tiempo y esfuerzo y es aconsejable mantenerlo en las mejores condiciones para evitar el sobreconsumo y que se estropee. ¿Quieres saber cómo limpiar el lavavajillas? nosotros te lo contamos.

Prevenir para no tener que curar

Lo primero es hacer una buena prevención, es decir, evitar ensuciar el lavavajillas lo máximo posible. Para ello antes de meter los platos y utensilios es recomendable pasar una servilleta de papel por encima de los platos para eliminar los restos de comida. Este sencillo truco evitará aumentar el consumo de agua ya que al meterlos debajo del grifo antes de meterlos en el lavavajillas hará que se note en la factura.

Otro consejo que te damos es que al finalizar cada lavado, al igual que se debe hacer con la lavadora, se deje la puerta abierta unos 30 minutos para evitar la aparición de hongos y malos olores.

Limpiar el interior del lavavajillas

A la hora de limpiar este electrodoméstico por dentro, te damos los siguientes consejos que harán que quede como el primer día:

El vinagre, nuestro mejor aliado

Aunque pensemos que el lavavajillas se limpia por sí mismo por dentro, es conveniente sacar las rejillas y accesorios y limpiarlos con un trapo con una disolución de agua y vinagre. En el caso de que en los recovecos quedaran restos, utilizar un palillo o pequeñas pinzas para extraerlos y dejarlos en perfectas condiciones además de una bayeta con agua caliente y vinagre para limpiar los surcos de la puerta y del interior.

Otro uso que le puedes dar es como antiséptico y anti cal. Realiza un lavado con el lavavajillas vacío a máxima temperatura, y a mitad del lavado, introducir un vaso con vinagre blanco en la parte inferior. Te aseguramos que quedará impecable por dentro.

Revisa los filtros

El filtro suele encontrarse en la parte inferior, aunque esto dependerá del fabricante. Aunque lo ideal sería limpiarlo cada vez que se utilice el lavavajillas, entendemos que esto puede resultarte muy costoso, por lo que te aconsejamos hacerlo al menos 1 o 2 veces al mes.

Para extraerlo y limpiarlo utiliza las instrucciones del manual de uso. Una vez limpio, vuélvelo a instalar en su posición original cuidando de que está bien colocado para evitar filtraciones de restos.

Cuidado con los brazos rociadores

¿No sabes a qué nos referimos? Es el sistema inferior del lavavajillas que gira y expulsa el agua. Es conveniente comprobar que ningún orificio está bloqueado por restos de cal o comida ya que esto podría afectar tanto al electrodoméstico como al propio lavado.

Consejos básicos y errores comunes

  • Recuerda utilizar la sal para el lavavajillas. Esto sirve principalmente para contrarrestar la cal que contiene el agua y proporcionar una mejor limpieza y aclarado.
  • No cargues demasiado el lavavajillas ya que evita que sus elementos funcionen correctamente, y por ende se estropee antes.
  • Revisa bien los filtros y las tuberías en busca de posibles atascos. Al igual que te aconsejamos para desatascar el fregadero, la mezcla de bicarbonato y vinagre ayudará a evitar obstrucciones.
  • No abuses de los productos de limpieza y sigue las instrucciones de uso de cada uno. Este sencillo consejo hará que tu lavavajillas dure mucho más tiempo.

Como ves, el mantenimiento de este electrodoméstico requiere un poco de tiempo, pero si lo utilizamos correctamente, evitaremos un exceso de consumo de agua y un menor impacto medioambiental. Acércate a tu tienda Expert más cercana y nuestros compañeros te ayudarán a elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.