Mantén tu lavadora en las mejores condiciones

Consejos para mantener la lavadora limpia, sin malos olores y sin cal.

mantener lavadora

La lavadora es quizás el electrodoméstico más utilizado en los hogares y esto hace que se estropee con facilidad si no realizamos un mantenimiento cada cierto tiempo. Los detergentes, los continuos lavados e incluso el agua que utiliza puede ser un agente que deteriore este electrodoméstico. En el siguiente artículo te contamos algunos consejos para alargar la vida útil de tu lavadora.

Limpieza de la lavadora

Para un buen funcionamiento de la lavadora, lo principal es tener el filtro lo más limpio posible. Para ello, siguiendo el manual de cada lavadora, lo extraeremos de una forma fácil y sencilla. Una vez extraído, lo lavaremos con un cepillo o pincel de cerdas suaves para eliminar todos los restos de suciedad. Antes de volver a introducirlo le daremos una pasada con un trapo seco para quitar los restos de agua y humedad que podamos encontrar. Sabremos que el filtro está obstruido cuando al terminar el lavado de ropa queda mucha agua en el tambor, lo que significa que el agua no se filtra porque algo lo impide.

También es importante mantener en buen estado el cajetín del detergente y la junta de la goma. La limpieza de estas dos piezas no tiene ningún tipo de complicación, únicamente hay que extraerlos y ponerlos en un recipiente con agua caliente y jabón durante unos 30 min o 1h y listo.

Para terminar es importante hacer coladas sin carga cada dos meses con algún producto descalcificador o un poco de vinagre para eliminar cal y bacterias que quedan incrustadas en el interior. También es importante pasar un trapo para superficies húmedas por el tambor al finalizar cada colada, siempre que vuestra vida cotidiana os lo permita.

Además, os vamos a dar dos consejos para mantener el buen estado de tu lavadora:

  • No sobrecargues el tambor cuando vayas a realizar el lavado. Esto afectará tanto al resultado del lavado como al propio electrodoméstico.
  • Ventila el tambor cada vez que finalice el lavado. Esto evitará que se forme humedad dentro la lavadora.

Evita que la humedad se acumule

Como os hemos comentado antes, la principal acción y la más fácil de realizar es dejar la puerta abierta después de cada lavado, para airear el interior y que la humedad que se haya podido depositar se evapore. ¡Ojo! Tener en cuenta el área geográfica en la que os encontréis ya que en zonas de mucha humedad este consejo puede ser más perjudicial que beneficioso ya que el ambiente no permitirá que el interior de la lavadora se seque del todo.

Otro consejo práctico es que dos veces al año utilicéis productos especializados de limpieza para lavadoras para mantenerla lo más limpia posible, y que, de vez en cuando, realicéis coladas de ropa blanca con un programa de agua caliente, ya que esta limpiará la suciedad que produce el mal olor.

Si ya llegáis tarde para poner en práctica este consejo, aquí tenemos la solución con 2 sencillos pasos:

  • Realizar un lavado corto con agua a gran temperatura y más o menos medio litro de vinagre blanco para eliminar los restos de suciedad y que vuelva el buen olor.
  • Realizar un lavado con lejía para dejar el interior del aparato en perfectas condiciones, pero teniendo en cuenta siempre que la siguiente carga tiene que ser de ropa blanca por si quedaran restos.

Y por último, no permitas que la cal se acumule

Lo primero es realizar un lavado sin carga de ropa a alta temperatura y con mucha agua, echándole unos cuatro vasos de vinagre blanco, que puedes encontrar en cualquier supermercado, para eliminar la cal. Posteriormente realizar otro lavado solo con agua caliente para enjuagar el tambor y que no queden restos de detergentes u otros productos. En caso de que los compartimentos no sean desmontables, puedes ayudarte de un cepillo para eliminar los restos.

Hay otra alternativa más natural al vinagre, y es el zumo de limón. Realizar los mismos pasos pero en vez de vinagre echar dos tazas de zumo de limón (sin pepitas) en el agua.

El último consejo, y no por ello el menos importante, puedes limpiar el interior de la lavadora con agua y jabón y frotar con un cepillo de celdas suaves o una esponja para retirar los restos de cal y así la lavadora funcionara a pleno rendimiento.

Con estos sencillos consejos harás que los lavados consuman menos energía y que la ropa quede como nueva. Y si estás pensando en cambiar de lavadora, en nuestra web Expert encontrarás las mejores ofertas, o si lo prefieres puedes visitar tu tienda Expert más cercana y nuestros profesionales te ayudarán a elegir la que mejor se adapta a ti.