Aprovechando que queda poco para la Eurocopa y que el calorcito ya está aquí con nosotros, os queremos enseñar dos sencillos trucos para enfriar bebidas de forma rápida y efectiva para cuando las necesitemos.

Para el primer truco solo necesitamos un recipiente, sal y hielos. Ponemos los hielos en el recipiente, echamos la sal y metemos las latas o botellas en el interior. Removemos bien las botellas para que la sal se diluya y se impregne bien y en 2 minutos tendremos las botellas frías y listas para beberlas. Este efecto se produce gracias a una reacción química que al disolverse la sal absorbe el calor de las botellas transmitiéndose el frío de forma rápida en tan solo 120 segundos.

El segundo truco es un poco más lento pero igual de efectivo. Solo hay que mojar papel de cocina en agua fría, envolver las latas o botellas con él y meterlas en el congelador. La capa de papel se congela y al estar en contacto directo con el recipiente en 15 minutos se traspasa el frío.

Con estos dos sencillos trucos podremos disfrutar de nuestras bebidas favoritas en el momento que queramos para refrescarnos en los días más calurosos o disfrutar del evento deportivo del año como más nos gusta.