La eficiencia energética de un electrodoméstico es la capacidad de un electrodoméstico para realizar su función con un consumo de energía menor.

Existen electrodomésticos de todos los tipos, tamaños y prestaciones, aspectos que influyen en gran medida en su consumo y por tanto al gasto energético de una casa.

A lo largo de la vida útil de un electrodoméstico, el gasto en la factura eléctrica puede ser varias veces superior al precio de adquisición del mismo. Comprar un equipo eficiente es importante y sencillo de identificar, gracias a la etiqueta energética. La clasificación va del color rojo y letra D (menos eficiente) al verde más intenso y letra A +++ (más eficiente).

etiqueta energetica

¿Qué es una etiqueta energética?

La etiqueta energética es un documento en forma de adhesivo de cada producto en el que incluye información del consumo energético y otras características, siguiendo una escala.

La etiqueta energética se ha diseñado para proporcionar a los consumidores información precisa, reconocible y comparable sobre los electrodomésticos en relación al consumo de energía, rendimiento y otras características. De esta manera se puede contribuir a que disminuya su facturación de energía eléctrica.

La etiqueta energética ayuda a evaluar los costes de funcionamiento al comprar nuevos electrodomésticos. Los consumidores por lo tanto pueden tomar decisiones de compra con más información sobre el consumo de energía del producto, ya que la publicidad llama su atención sobre la información que además encontrarán en el punto de venta. Como consecuencia, el conocimiento sobre los productos energéticamente eficientes es mayor.

El etiquetado energético es obligatorio en toda Europa para los siguientes tipos de electrodomésticos:

  • Frigoríficos y Congeladores

  • Lavadoras

  • Lavavajilas

  • Secadoras

  • Lavadoras – secadoras.

  • Fuentes de luz domésticas.

  • Horno eléctrico.

  • Televisores